Parece que solamente por ser el último mes del año, las emociones comienzan a alterarse, como si lo que no hemos conseguido materializar en once meses, se tuviera que zanjar en los últimos días.

Puede ser que tengas temas pendientes, y no digo que los pospongas ni nada parecido, muy al contrario. Si te queda algo coleando del mes de Enero, es momento de que valores si es necesario gestionarlo ahora.

Sugiero una nueva lista de Armonía para estos días que faltan de mes. En la qué anotes con prioridad aquello que realmente deseas que ocurra antes del día 31 de diciembre.

Estas a tiempo, te lo aseguro, solamente necesitas asegurarte de que es totalmente necesario. Si es así, fluirá y se realizará.

Cuando por el contrario siguen surgiendo excusas, inconvenientes y bloqueos, lo tienes más que claro.

¡No Fluye!, Por lo tanto, deja de poner energía en algo que no es bueno para ti.

¿Te quita el sueño? ¿Te encoje el estómago? Ya tienes la respuesta.

Puede que tu tenacidad y empeño, quieran conseguir resolver algo que realmente no es tuyo. ¿Sí?

Algunos trucos para soltar y comenzar la lista de nuevo:

– Dispón una lista nueva, (sin mirar la de este año)

– Enumera por orden de urgencia o prioridad tus objetivos para el Nuevo Año.

– Pon un máximo de UNO por mes, hasta 12.

– Ahora revisa la lista del año en curso. ¿Se repite algún objetivo?

Si es así, probablemente es algo que deseas muchísimo, prepárate para esta vez materializarlo.

O bien, es el otro aspecto, algo que te está restando energía. En ese caso, puedes borrarlo y dejar espacio para algo nuevo.

Hasta aquí hemos hablado de listas, objetivos, sueños. Pero hay un sentimiento profundo que todos, o casi todos deseamos sentir en estas fechas, como si el año se nos llevara y no hubiera un mañana.

Buscamos la PAZ, la ARMONÍA, la FELICIDAD, la SALUD y la PROSPERIDAD.

Aquí tenemos un gran reto. Recuerda que antes de buscar fuera, hay que viajar a lo más profundo de nuestro Ser, y revisar que esto ya esta sucediendo contigo misma. Es de vital importancia. Desde este centro de equilibrio y paz, te preparas para hacer las paces con los demás. Compartir horas, días, comidas, fiestas, emociones.

Sentir desde muy adentro, como nuestro corazón late al 100 %, los pulmones se llenan y reparten vida por todo el hermoso estuche que es tu cuerpo. Procúrate mimos y atenciones, ahí sí, como si fuese el fin del mundo.

Regala Armonía, Pasión, Alegría.

Busca y encuentra a esa persona con la que tienes algo pendiente. Puedes ser tú, o puede ser tu vecina. Abraza amorosamente las emociones adversas y conviértelas en amor incondicional. Se que se puede. Recuerda que todos tenemos un laboratorio de vida, donde practicar antes de salir a la puerta. Busca tus probetas y lánzate a experimentar.

Diseñando La Vida, Contigo.

×
Escribe Ahora