Sientes. Y eso es lo que importa. Voy a contarte, desde mi propia experiencia, cuanto de Yin y cuanto de Yang tenemos y guardamos. Y algo muy importante, como deseamos sentirnos, y de que nos rodeamos para favorecer ese sentimiento.

Así es, el Yin y el Yang, es una fuerza arrebatadoramente cautivadora. Para ponernos en situación, describiremos literalmente que significan.

Yin: Femenino, oscuridad, quietud, frío, pasivo, redondo, blando. Estoy segura, de que si eres mujer, pocos o ninguno de estos calificativos son de tu agrado. Verás, al principio, cuando empecé a familiarizarme con esta nomenclatura, me resistía a identificar mi parte femenina con la frialdad o la oscuridad. Poco a poco, con introspección profunda, logré entender a que se refería. Esta es mi conclusión, pero desde luego, podemos abrir debate, y aportar nuevos conceptos.

Yin es la capacidad de reacción de esa parte más tierna y dulce, para resurgir y convertirse en la parte más resolutiva y eficaz. También es la gran apertura para acoger y resguardar cuanto altera la existencia, y convertirlo en paz. Cuando cierras los ojos, qué ves? Qué sientes? Es ese espacio de tiempo, en el que puedes soltar cualquier actividad estresante o no, y permitirte un momento “Yin”.

Qué ocurre pues con esa mágica energía Yang.

Yang: Luz, Acción, Fuego, Blanco, Calor, Creatividad. Exactamente, también está en ti, seas hombre o mujer. Ahí quería llegar, porque me parece tan especial, sentirse en equilibrio. Poder tomar en cada momento o lugar la dosis justa de la energía que más interese para lograr el objetivo deseado.

Yang, también es encontrar la paz en la acción. Lograr activar nuestra esencia, siendo capaz de mantener la integridad a salvo.

Y cuando hablamos de nuestro espacio más cercano, desde la ropa, complementos, y también nuestra casa, agudizamos nuestra visión para lograr que ese equilibrio se produzca.

Hemos visto anteriormente como los Colores y los 5 Elementos, pueden apoyar el cometido de armonía deseado. Ahora implementamos la conjunción Yin-Yang, para tener una herramienta poderosa Feng Shui.

  • Los colores Yin: negro, azul oscuro, Gris.              Elementos Yin: Agua, Metal.
  • Los colores Yang: Rojo, Verde, Naranja.                Elementos Yang: Madera, Fuego, Tierra.

Cuando logras la fórmula magistral que se adecúa a ti, has conseguido sin lugar a dudas ser uno con tu entorno. Eso aporta más seguridad, resolución, gratitud y felicidad. La cotidianeidad, en ocasiones tediosa, puede convertirse en un paraíso terrenal.

Puedes hacerlo. Solamente es ponerse manos a la obra, proyectar y realizar, a partes iguales. Tienes razón, hay que hacer acopio de imaginación, y sobre todo de creer y confiar en tu intuición, porque te aseguro que lo llevas dentro, solamente hay que soltar.

Te invito a experimentar, de un modo fluido, ágil, para evolucionar y “Sentir”. Desde la más profunda introspección. Haz un guiño a la vida, y disfruta. Diseña Tu Vida.

¿Te Sientes Yin, Te Sientes Yang?

Publicado en:   Aarti. Guia Sana de Ibiza. 

© 2017 Todos los derechos Reservados.