En esta parte del planeta, donde yo habito, acabamos de iniciar el Verano. Yo lo visualizo naranja fuego, es el color que me viene a la cabeza. También el azul del agua, y la brisa terrosa, que por aquí se respira, forman parte de esta estación tan hermosa.

Y mira por donde, entre fuego, agua y tierra, vamos componiendo el espectro de los Cinco Elementos del Feng Shui.

La luz blanca, que nos identifica con el metal, y la cantidad de verduras, hortalizas y frutos, que representan la madera.

Quizá te estés preguntando a que viene todo esto. Verás, quisiera hablarte de los 5 Elementos, pero de un modo cotidiano y cercano, para que a ser posible, podamos vislumbrar a uno de ellos con una leve mirada.

El ser humano, está lleno de sustancias físicas que completan la armonía. Somos un microcosmos Feng Shui en sí.

Se dice que en una pecera, también existen los Cinco Elementos. Revisemos: agua-agua, peces-fuego, plantas-madera, tierra-tierra, piedras-metal, …

Hace apenas unos días, me deshice de las peceras. Los peces hacía tiempo que nos habían abandonado, y aunque lucían limpias y a la espera de nuevos habitantes, el hecho se hacía esperar. Así que di la oportunidad a otros humanos, de intentar recrear ese espacio perfecto.

Nos empeñamos a menudo en plagiar a la naturaleza, sin darnos cuenta, de que es mucho más fácil y efectivo, reconocernos, como lugares de culto.

¿Cómo cuidar de nuestra pecera?

METAL. En nuestro organismo existe una estructura, bastante dura, casi como el metal, bueno, quizá exagero un poco, a no ser que tengas piezas metálicas en tu cuerpo, nuestro esqueleto, haría las veces de este noble elemento. Los huesos son fríos, rígidos, casi blancos, …Pues redundando: blanco y en botella=hueso…

Mantente en forma, haz ejercicio en la medida de lo posible, y cuida tu alimentación.

 

Publicado en:   EHD Magazine

© 2017 Todos los derechos Reservados